Tiramisú de matcha.

Tiramisú de matcha.

Categorías : Té frío o con hielos

Italia y Japón pueden hacer las delicias de un día como hoy. Y es que la combinación del arte culinario italiano con el espíritu ancestral nipón puede crear sensaciones en el paladar hasta ahora inexploradas. Hablamos de mezclar el tiramisú, postre con origen en la región del Véneto, con las hojas de una planta dulce sembrada en las mejores tierras de Kioto: el té Matcha.

Convergen así dos corrientes opuestas: la técnica de preparación más moderna propia de este sustancioso postre de fama mundial y el método artesanal con que se prepara el té verde en polvo, algo que permite precisamente maximizar su sabor y preservar su peculiar tono brillante. Cremosidad y ligereza, suavidad y fuerza aromática, una apuesta que, aunque extraña, es sorprendentemente equilibrada y despierta los sentidos más incrédulos.

No obstante, en esta ocasión, en lugar de café, ingrediente estrella en la elaboración del tiramisú, se incorpora el característico sabor a hierba fresca y espinaca del Matcha, que suele resultar muy agradable. Por lo demás, la receta sigue siendo muy sencilla y recomendada para los gustos más dulceros de la casa.

Ingredientes: se necesitan 500 gramos de mascarpone, 75 gramos de azúcar, 8 gramos de azúcar de vainilla, 150 mililitros de leche, 250 gramos de agua, 80 mililitros de licor de coco (o de ron), 200 gramos de galletas estilo soletas y 4 cucharaditas de polvo de matcha. El licor se puede omitir.

Preparación:
1- Se vierte agua tibia en el matcha hasta lograr una solución uniforme y, a esta, se le agrega la mitad del licor de coco. Una vez mezclado, se sirve en un plato.
2- Se bate bien el mascarpone (importante utilizar un mezclador electrónico o dedicar más tiempo a esta tarea con tal de obtener una textura gruesa) con el azúcar, el azúcar de vainilla, la leche y el resto del licor de coco- si es que se ha utilizado-  hasta que esté espeso.
3- Se sumergen las galletas en la mezcla de matcha y se colocan en un molde para construir la primera capa. Se cubre con una generosa capa de mascarpone y se repiten los pasos hasta terminar los ingredientes.
4- Se refrigera durante, al menos, 4 horas.
5- Para la presentación se pueden cortar algunas galletas en mitades y espolvorear ligeramente polvo de Matcha.

Y siempre puedes servirlo con un toque ceremonioso para evocar la espiritualidad con la que se relaciona el consumo del té japonés. Eso sin olvidar reunir a toda la familia alrededor de la mesa para no faltar a una de las tradiciones italianas más típicas. Para el resto, sobre todo, para hacerte con un té de la más alta calidad, cuenta con Tea Mundi, apasionados del té en todas sus variedades y especies desde hace más de 30 años.
Nuestro viaje nació de la curiosidad pero terminó por enamorarse de este universo, tan rico como inexplorado. Así, toda nuestra oferta responde a un exigente, continuo e interminable proceso de aprendizaje con el objetivo de acercar, expandir y profundizar el consumo consciente de un producto natural, saludable y de calidad. Y crear un mundo de té para todos. 

Nota: la imagen no  pretende reflejar el aspecto final de la receta.

Fuente: teterum

Compartir

Añadir un comentario

 (con http://)